XXXVII Congreso de la semFYC – Madrid

del 4 al 6 de mayo 2017

Comunicaciones: Casos clínicos

A propósito de un caso de urticaria crónica (póster)

ÁMBITO DEL CASO

Atención Primaria

 

MOTIVOS DE CONSULTA

Lesiones pruriginosas en la piel

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Antecedentes personales: vida activa- independiente. HTA, ictus isquémico sin secuelas.

Anamnesis: mujer de 78 años, activa independiente que acude por presentar lesiones muy pruriginosas en la piel que no le permiten el descanso nocturno desde hace 30 días, motivo por el que ha asistido a urgencias en tres ocasiones. No disnea, no dolor abdominal. Niega consumo de otros medicamentos. Rehistoriando la paciente come boquerones en vinagre con frecuencia.

Exploración física: Buen estado general. TA 125/80 mmHg, FC 75 lat/min. Auscultación cardiopulmonar rítmica sin soplo, buena ventilación, no presencia de edema de úvula, abdomen normal. Se observan lesiones eritematosas dispersas en cara anterior de tronco, espalda y piernas, con tendencia a confluir, algunas sobreelevadas, que borran a la vitropresión, y algunas lesiones costrosas por rascado.

Pruebas complementarias: Analítica con pruebas de alergia alimentos(huevo, leche de vaca, trigo, cacahuete, soja y bacalao) negativos, destacando AC frente anisakis IgE 6.75 ku.arb. /L (0-0.34). Perfil renal, hepático y TSH sin alteraciones. Hemograma, VSG y coagulación normales.

 

Enfoque familiar

Persona sin familia, en fase VI de CVF, con parientes próximos

 

Desarrollo

Juicio clínico: Urticaria crónica por reacción alérgica a anisakis.

Diagnóstico diferencial: urticarias secundarias a fármacos, cosméticos, enfermedades autoinmunes, otras alergias alimentarias.

Identificación problemas: la paciente continuaba con misma alimentación, con lo que la urticaria se hizo crónica.

 

Tratamiento

Prohibición de toma de pescado. Se inició tratamiento con rupatadina 10mg/12horas e hidroxina 25 mg/24horas, ante no mejoría se añadió prednisona 30 mg dosis descendentes.

 

Evolución

Tórpida con persistencia de urticaria, derivándose a dermatología.

 

CONCLUSIONES

El Anisakis es un parásito nematodo. El hombre adquiere las larvas al ingerir pescado crudo o poco cocinado, ahumados, semiconservas, pescado seco y en vinagre. El diagnóstico consiste en pruebas prick test y determinación de IgE específica considerándose valor diagnóstico niveles altos(más de 3,5 kU/l). Los síntomas de alergia se tratan con fármacos antihistamínicos, corticoides, broncodilatadores o adrenalina, en función de los síntomas. El mejor tratamiento frente a la anisakiasis es la profilaxis, evitando tomar pescado crudo o cocinado en las formas que no acaben con la viabilidad de la larva. El médico de familia ante una urticaria crónica debe pensar en esta entidad.

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2022; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Lorenzo Hernandez, Maria Piedad
CS Benamaurel. Granada
Segura Quirante, Ana Belén
Consultorio Cuevas del Campo. Granada
Navarro Alonso, Maria José
CS Baza. Granada