XXXVI Congreso de la semFYC – A Coruña

del 9 al 11 de junio 2016

Comunicaciones: Casos clínicos

¿Cómo puede evolucionar un síndrome febril? (póster)

AMBITO DEL CASO

Atención primaria.

 

MOTIVOS DE CONSULTA

Fiebre. Lesiones cutánteas.

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Paciente de 36 años, sin antecedentes personales de interés, acudió al Servicio de Urgencias por presentar, desde hace dos semanas, episodios de fiebre termomentrada de 38ºC que cedían con paracetamol. Dado de alta como “Síndrome febril de origen desconocido”. A la semana siguiente, el paciente acude a nuestra consulta, por fiebre más intensa (39ºC), que ya no remite con antitérmicos y acompañada de cefalea holocraneal, astenia, artralgias, mialgias y una serie de lesiones cutáneas dolorosas, más acentuadas a nivel palmoplantar, que le ocasionan parestesias. Refiere que,días antes de la fiebre, estuvo trabajando en contacto con perros. Niega sintomatología de vías respiratorias y síndrome miccional, no ha ingerido agua de pozo, ni carne o productos lácteos no higienizados.

Exploración física. Tensión Arterial: 110/65. Temperatura: 39,3ºC. Frecuencia Cardiaca: 115 lpm. Ligera sudoración con buen estado general. Auscultación cardiaca y respiratoria anodina. Miembro inferior izquierdo presenta una lesión de aspecto necrótico rodeada de un halo eritematoso. Miembros superiores: exantema maculopapular con la característica de afectación palmoplantar.

Se solicita analítica completa con serología para zoonosis así como para otros posibles síndromes infecciones.

 

Desarrollo

Ante los datos aportados en la anamnesis más lo referido en la exploración física, junto con los resultados analíticos, estamos ante una infección por Rickettsiaceae, concretamente en la Fiebre Botonosa Mediterránea.

 

Tratamiento

Una vez confirmado el diagnóstico, se inició tratamiento con Doxiciclina 100 mg/12 durante 7 días acompañada de tratamiento antitérmico.

Nueva cita en consulta de atención primaria tras finalización de tratamiento.  

 

Evolución

Tras finalizar la pauta de tratamiento se consiguió remisión de picos febriles y desaparición de lesiones cutáneas, presentando un buen estado general.

 

CONCLUSIONES

La fiebre botonosa mediterránea, también denominada tifus de la garrapata, es una enfermedad infecciosa aguda y zoonótica causada por bacteria Rickettsia conorii y transmitida por la garrapata del perro Rhipicephalus sanguineus. Enfermedad benigna, de gravedad moderada y con baja mortalidad siempre que no exista retraso en la instauración del tratamiento efectivo. Por tanto, es importante tener presente enfermedades poco prevalentes y con síntomas muy comunes, ya que se beneficiarían de un diagnóstico y un tratmiento precoz desde atención primaria.

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Ruiz García, Ester
CS El Valle. Jaén
Sola García, Miguel
CS El Valle. Jaén
Moral Santiago, Álvaro
CS El Valle. Jaén