XL Congreso Nacional y I Congreso Virtual de la semFYC - Valencia

del 15 de septiembre al 6 de octubre de 2020

Comunicaciones: Casos clínicos

El reflujo que acabó en trasplante (Póster)

Ámbito del caso

Urgencias.

Motivos de consulta

Reflujo.

Historia clínica

Enfoque individual

Mujer de 30 años con antecedentes de DM tipo II, que acude a urgencias por presentar clínica de reflujo de 15 horas de evolución, que comenzó de manera brusca en domicilio mientras dormía (la sensación de ardor llegó a despertarla). Refiere sensación centrotorácica tipo quemazón continua y ascendente hacia la boca, llegando a presentar 4 vómitos de contenido alimentario en domicilio. Al ver que no cedía el cuadro, decide acudir a urgencias.

EXP. FÍSICA:
Mal estado general, afebril, normotensa, consciente y orientada. Colaboradora.
AP: MVC, sin ruidos sobreañadidos.
AC: Taquicárdica, sin soplos.
ABD: Blando, depresible, levemente doloroso en epigastrio. No se palpan masas ni megalias. Ruidos presentes.
ECG: BRD, Elevación del ST en V2 a V4.
Analítica: Destaca PCR de 5 mg/dL, y Troponina I Ultrasensible suero 91252 ng/l.o

Juicio clínico, diagnóstico diferencial, identificación de problemas

ERGE, Síndrome Coronario Agudo.

Tratamiento y planes de actuación

A su llegada a urgencias, dada la clínica que contaba la paciente, se pautó omeprazol, con lo que mejoró la pirosis. Aun así, dado el mal aspecto inicial que presentaba y que se trataba de una mujer joven y diabética, se realizó ECG y se añadieron troponinas a la analítica, porque su situación no concordaba con una clínica de reflujo aislada.

Evolución

Tras resultados de troponinas y ECG, se avisó a Unidad de Coronarias, que decidió ingreso a su cargo. En ecocardiograma se confirmó que tenía un infarto anteroseptal Killip IV, que precisó ingreso en UCI y finalmente ha llegado a precisar un trasplante cardiaco.

Conclusiones (y aplicabilidad para la Medicina de Familia)

Los Síndromes Coronarios Agudos pueden tener presentaciones atípicas, especialmente en mujeres y pacientes con Diabetes Mellitus, por lo que debemos tenerlos siempre en cuenta entre nuestros diagnósticos diferenciales, sobre todo si el paciente viene con un estado general que no concuerda con la banalidad de la clínica que refiere. En este caso, a pesar de que la paciente estaba consciente y estable hemodinámicamente, se tuvo en cuenta el estado general y el abanico de diagnóstico diferencial, lo que ayudó a identificar una situación que podría haber terminado de manera trágica si se llega a dar de alta a la paciente tras solo tratamiento con IBP.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2021; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Villaplana Soto, Andrea
CS Isabel II. Santander. Cantabria
Gutiérrez Muñoz, Beatriz
CS Isabel II. Santander. Cantabria
Gómez García, Mónica
Hospital Universitario Marques de Valdecilla / CS Isabel II. SANTANDER