XXXVII Congreso de la semFYC – Madrid

del 4 al 6 de mayo 2017

Comunicaciones: Casos clínicos

Esclerosis múltiple; cuando se enciende la bombilla (póster)

ÁMBITO DEL CASO

Mixto

Caso multidisciplinar

 

MOTIVOS DE CONSULTA

"Me hormiguea la mano izquierda"

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Mujer de 23 años, sin antecedentes personales o familiares de interés, ni hábitos tóxicos. A primeros de Abril acude a urgencias por parestesias en mano izquierda. Es diagnosticada de radiculopatía y le pautan tratamiento con Metocarbamol 500 mg. A los nueve días acude a nuestra consulta. En ese momento presenta parestesias en falanges distales de la misma mano además de interesar el hemicuerpo izquierdo, hemicara izquierda y pabellón auditivo. Se deriva a urgencias donde realizan analítica, que fue normal y TAC craneal sin lesiones. IC con neurología y se decide citar en Consulta externa, solicitar Resonancia Magnética (RM) preferente y dar de alta a espera de ser visto en consulta externa de Neurología. Posteriormente acude varias veces a urgencias, la última de ellas asocia diplopia e inestabilidad en la marcha, por lo que se decide ingreso en Neurología.

En RM se objetivan múltiples lesiones inflamatorias desmielinizantes. 

 

Enfoque familiar

Buen apoyo familiar. Acude a consulta con su pareja y sus padres.

 

Desarrollo

JC: Esclerosis Múltiple Recurrente Remanente (EM, RR). 

Diagnóstico Diferencial: EM, Encefalomielitis desmielinizante. Lesiones cerebrales.

 

Tratamiento

Durante su estancia en planta se prescribe tratamiento con pulsos de metilprednisolona de 1gr iv durante 5 días que posteriormente mantiene vía oral con prednisona 50 mg en pauta descendente durante 6 días más. 

 

Evolución

Revisada posteriormente en consulta externa de neurología en Junio la paciente no ha mejorado con tratamiento corticoideo por lo que se prescribe Fingolimod. En última revisión, en el mes de Noviembre, sin más brotes y tolerando medicación.

 

CONCLUSIONES 

Los sintomas de la EM pueden aparecer de manera brusca o insidiosa. A veces los pacientes no acuden a consulta porque los síntomas son muy leves. Además la edad de comienzo está entre los 20 y los 40 años, por lo que, ante la consulta de un paciente en este rango de edad por síntomas neurológicos leves, siempre debemos tener "la bombilla medio encendida". Recibir este tipo de noticias no es una situación fácil, sin embargo el apoyo de la familia y del médico como hilo conductor son vitales para la aceptación y sobretodo mejorar la calidad de vida del paciente.

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Rivilla Doce, Celia
CS La Chana. Granada
Peña Góngora, Miriam
CS Castell de Ferro. Castell de Ferro. Granada
Leal Lobato, Mercedes
CS Almanjáyar. Granada