XXXIX Congreso de la semFYC - Málaga

del 9 al 11 de mayo de 2019

Comunicaciones: Casos clínicos

Linfoma B. Diagnóstico por un médico de familia. (Póster)

Ámbito del caso

Atención Primaria

Caso multidisciplinar

Motivos de consulta

Nódulo retroauricular derecho

Historia clínica

Enfoque individual

Alérgica a metamizol.

Antecedentes personales: No FRCV. Hipotiroidismo en tratamiento con levotiroxina 50 mcg/ 24 h.

Situación basal: Independiente para ABVD.

Anamnesis: Mujer de 61 años que acude a su médico de familia por hallazgo casual de varios nódulos retroauriculares desde hacía una semana. Indagando al respecto, la paciente reconoce pérdida de peso no cuantificada de varios meses de evolución sin alteraciones en el hábito intestinal. A la exploración destacan adenopatías retroauriculares, cervicales, supraclaviculares y axilares,  hepatomegalia de dos cm así como marcada caquexia. Se solicita analítica y se le hizo ecografía abdominal en consulta evidenciándose LOEs hepáticas. Además, su médico de familia practica biopsia de uno de los nódulos y contacta con su internista de referencia para acelerar el proceso diagnóstico.

Enfoque familiar y comunitario

Casada, buena relación con su marido e hijo.

Juicio clínico, diagnóstico diferencial, identificación de problemas

El internista programó una cita en consulta para solicitar el resto de pruebas complementarias, estando para entonces los resultados de la biopsia realizada que mostraron fragmento de piel con infiltración de células de linfoma B folicular. Así se programó biopsia de una adenopatía axilar, PET-TAC y cita en consulta de Oncología.

Tratamiento y planes de actuación

Quimioterapia, apoyo emocional por nuestra parte. Cuidados Paliativos.

Evolución

Pendiente de primer ciclo de quimioterapia.

Conclusiones (y aplicabilidad para la Medicina de Familia)

La visión longitudinal y el saber detectar signos de alarma dota al médico de familia de una gran capacidad diagnóstica. En Atención primaria, somos capaces de percibir los pequeños cambios de nuestros pacientes sin que éstos pasen desapercibidos. Y es que, siendo expertos en lo frecuente, debemos saber cuándo sospechar lo infrecuente.

El internista y el médico de familia comparten una misma mentalidad asistencial integral. Esta formación común debiera permitir la ejecución de un modelo de coordinación entre internistas y médicos de familia, que garantizara la continuidad asistencial dentro y fuera del hospital.

Además, con este caso queremos resaltar la actitud del médico de familia ya que con técnicas que están a nuestro alcance como la ecografía y la cirugía menor, podemos incluso ahondar en el diagnóstico de sospecha que tengamos, incluso acelerarlo. Y es que nuestro abordaje es multidisciplinar.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Abad Naranjo, Ana
CS Ronda Norte. Ronda. Málaga
Ruz Zafra, Maria Aurora
Área de Gestión Sanitaria Serranía de Ronda. Málaga
García Rodríguez, Ana Lydia
CS Ronda Norte. Ronda. Málaga