Comunicaciones: Casos clínicos

Manejo del dolor en el paciente sordociego (Póster)

Ámbito del caso

Urgencias.

Motivos de consulta

Cefalea.

Historia clínica

Enfoque individual

Antecedentes: Varón de 67 años. HTA, sin otros FRCV. Sordoceguera secundaria a síndrome de Usher. No otros antecedentes personales, ni familiares de interés.

Anamnesis: Paciente que acude a urgencias acompañado por su hija (principal cuidadora) por cefalea holocraneal opresiva de inicio insidioso desde hacía unas horas, de intensidad moderada-alta, acompañado de náuseas sin vómitos. Cervicalgia asociada. No aura precedente. No otros síntomas acompañantes. Ha tomado un comprimido de paracetamol 1g sin mejoría sintomática.

Exploración: TA 135/89. BEG, COC, Afebril. Exploración neurológica sin alteraciones. Resto de exploración general anodina.

Pruebas complementarias: TAC cerebral normal, analítica sanguínea con parámetros bioquímicos y hemograma dentro de rangos.

Enfoque familiar y comunitario

-

Juicio clínico, diagnóstico diferencial, identificación de problemas

Juicio clínico: Cefalea tensional.

Diagnóstico diferencial: encefalopatía hipertensiva y  otras causas de cefalea primaria como migraña, cefalea en racimos,…

Identificación de problemas: Las principales dificultades que enfrentábamos en este caso eran las afecciones sensitivas del paciente y nuestra capacidad para superarlas con el fin de extraer la información subjetiva (dolor, características, síntomas acompañantes...) y realizar una exploración física completa. También precisamos de ayuda de un tercero (su familiar) para obtener la información personal más importante (alergias, tratamientos, otras afecciones...).

Tratamiento y planes de actuación

Administración de dexketoprofeno 50mg por vía intravenosa.

Evolución

Mejoría del dolor con el tratamiento administrado, por lo que ajustamos tratamiento domiciliario. Recomendamos control por su médico de cabecera en caso de aumento de la frecuencia de los episodios.

 

Conclusiones (y aplicabilidad para la Medicina de Familia)

Ante un paciente sordociergo lo primero a evaluar es el grado de discapacidad visual y auditiva; bien mediante la exploración, bien porque el familiar nos lo diga. En caso de hipoacusia intentamos acercamos al oído con mayor capacidad; en caso de necesitar invadir la distancia interprofesional, debemos avisar al familiar de ello y al paciente mediante el contacto táctil (hombro del mismo lado). En caso de que no podamos comunicarnos oralmente, debemos saber si el paciente sabe lenguaje de sordociegos (mediante signación de letras en la palma de la mano del paciente), si es que lo manejamos, en cuyo caso puede servirnos de apoyo. De no darse ninguna de estas circunstancias debemos recopilar sus quejas espontáneas y obtener la historia clínica mediante entrevista del acompañante.


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Alonso Mozo, María
CS San Roque. Vilagarcía de Arousa. Pontevedra
Abadín Carcedo, Helena
CS de Vilanova de Arousa. Pontevedra
Surco López, Dayana
CS San Roque. Vilagarcía de Arousa. Pontevedra