XXXVII Congreso de la semFYC – Madrid

del 4 al 6 de mayo 2017

Comunicaciones: Casos clínicos

Me siento mareado (póster)

ÁMBITO DEL CASO

Atención Primaria y Hospitalaria.

Caso multidisciplinar.

 

MOTIVOS DE CONSULTA

Inestabilidad y mareo.

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Antecedentes patológicos: Alergia a la penicilina. No hábitos tóxicos. Hipertensión arterial. Dislipemia. Diabetes mellitus tipo 2. Síndrome de Ménière con hipoacusia bilateral. Tratamiento habitual: Lisinopril/HDCLTZD 20/12,5mg, Simvastatina 20mg/día, Metformina 850mg/día.

Anamnesis: Varón de 60 años que reconsulta por cuadro de mareo y sensación de inestabilidad de 6 días de evolución. Había consultado en dos ocasiones previamente, orientándose como vértigo periférico en la primera y como hipotensión en la segunda, presentando persistencia de la sintomatología con los respectivos tratamientos. Hoy, el paciente nos aporta registro de tensiones en domicilio que muestran valores de TA 79/59 mmHg.

Exploración: Buen estado general. Consiente y orientado en las tres esferas. Normofrecuente. TA(ESI): 90/60 mmHg, TA(ESD): 150/80 mmHg. Eupneico. SatO2 al aire del 99%. Auscultación cardíaca: tonos rítmicos sin soplos cardíacos, carotídeos o supraclaviculares. Murmullo vesicular conservado sin ruidos sobreañadidos. Expl. Neurológica: lenguaje sin rasgos afásicos, no disartria. Motilidad ocular externa sin limitaciones claras, no déficit en vías largas. Bipedestación y marcha sin alteraciones. Resto de exploración por aparatos anodina.

 

Enfoque familiar

Casado. Buen soporte familiar. Familia estructurada.

 

Desarrollo

Ante la clínica neurológica de mareo e inestabilidad que no mejora con tratamiento antivertiginoso, asociado a marcada diferencia de tensiones arteriales sistólicas braquiales, se orienta como posible síndrome del robo de la subclavia.

 

Tratamiento

Se contacta con servicio de Neurología, recomendándose derivación urgente para ingreso para realizar estudio y manejo.

 

Evolución

A su ingreso, se realiza Angio-RM de troncos supraaórticos que muestra oclusión de arteria subclavia izquierda proximal a arteria vertebral. En eco dopplerTSA, aparente flujo retrógrado de la arteria vertebral. Se decide realización de arteriografía de TSA que muestra obliteración de arteria subclavia izquierda, por lo que se decide colocación de stent autoexpansible. Al alta hospitalaria, encontrándose el paciente asintomático, se agregó tratamiento antiagregante y control estricto de los factores de riesgo cardiovascular. 

 

CONCLUSIONES

El síndrome del robo de la subclavia es una entidad poco frecuente pero debemos sospecharla ante un paciente con sintomatología neurológica inespecífica y una diferencia de presión arterial (PA) en ambos brazos superior a 20 mmHg.

Es importante la toma simultánea de la PA en ambos brazos de forma rutinaria en pacientes con factores de riesgo cardiovascular.

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Alarcón Ridaura, Mariona
EAP Sagrada Família. Barcelona
Lazaro Poveda, Clara
ABS Sagrada Família. Barcelona
Riera Nadal, Clara
EAP Sagrada Família. Barcelona