XXXVII Congreso de la semFYC – Madrid

del 4 al 6 de mayo 2017

Comunicaciones: Casos clínicos

¿Neumonía típica? ¡Menos mal de la radiografía! (póster)

ÁMBITO DEL CASO

Urgencias

Caso multidisciplinar

 

MOTIVOS DE CONSULTA

Dolor pleurítico, tos y expectoración oscura

 

HISTORIA CLÍNICA

Enfoque individual

Anamnesis: varón 36 años, exfumador desde hace 6 años. No AMC. IQ: adenoidectomía y menisco izquierdo. Acude a urgencias refiriendo dolor pleurítico en hemitórax derecho que le ha despertado. Desde hace 24 horas presenta tos y expectoración oscura. No disnea. No fiebre termometrada.

Expl. Física: BEG. Eupneico. TA: 182/105mmHg. FC: 120lx’, Tª 37,3ºC, Sat O2: 97%, AP: hipoventilación generalizada. AC: pulso rítmico a 110lx’. No soplos. Abdomen: normal.

Pruebas Complementarias:

ECG: ritmo sinusal a 110lx’.

Rx. Tórax: imagen nodular hiperdensa apical derecha con nivel hidroaereo en su interior.

Hemograma: Hb: 14,8g/dl, Htc: 42,6%, leucos 9,6mil/mm3 (N: 79%), plaquetas: 185mil/mm3; Bioquímica: Glu: 361mg/dl, Urea 0,32g/L, Cr: 0,77mg/dl, Na: 143mEq/L, K: 4,41mEq/L, HbA1c: 12,3%. GSV: Normal. Lactato: 1,6mmol/L.

Esputo: >25 polimorfonucleares. Cocos G+.

Mantoux, baciloscopia (3 muestras), cultivo y DNA M.Tuberculosis: negativo.

TC: nódulo de 27mm en segmento apical de LSD con cavitación y contenido aéreo muy sugerente de proceso infeccioso. 

 

Enfoque familiar

Buen apoyo familiar. Acude con su padre. Sin datos epidemiológicos en el entorno de TBC.

 

Desarrollo

Juicio clínico: primera opción diagnóstica proceso infeccioso.

DD: neumonía cavitada, absceso pulmonar, TBC, quiste hidatídico, neoplasia cavitada.

Identificación de problemas: el hallazgo radiológico nos abre un amplio abanico de diagnósticos diferenciales.

 

Tratamiento

Dado el hallazgo radiológico, ingresó en planta para completar estudio bajo aislamiento respiratorio. Se inició tratamiento con amoxicilina-clavulánico 1gr. e insulinización por hallazgo casual de DM.

 

Evolución

Tras inicio de antibióticoterapia presentó mejoría clínica, manteniéndose afebril y desapareciendo dolor pleurítico y expectoración, confirmándose diagnóstico de neumonía cavitada.

En control radiológico a las 3 semanas del inicio del cuadro y tras haber mantenido antibioticoterapia durante todo este tiempo, no se objetivó nódulo.

 

CONCLUSIONES

Con los síntomas por los cuales acudió nuestro paciente a urgencias, la principal sospecha diagnóstica era de posible infección respiratoria. Una vez nos encontramos con los hallazgos radiológicos, el diagnóstico no era tan evidente y había que descartar otras causas (TBC, quiste hidatídico, neoplasia) por lo que se amplió estudio. Las neumonías cavitadas son más frecuentes en pacientes inmunodeprimidos y no en jóvenes sanos. Por lo tanto, ante la clínica de posible neumonía con sintomatología atípica o evolución tórpida es importante realizar radiografía para confirmar diagnóstico.

 

 


Comunicaciones y ponencias semFYC: 2020; Comunicaciones: Casos clínicos. ISSN: 2339-9333

Autores

Romeo Naval, José Luis
CAP El Castell. Castelldefels. Barcelona
Ardiaca Sánchez-Villacañas, Carol
CS Delicias Norte. Zaragoza